La integración de personas con distintas visiones, el respeto y la confianza son elementos que distinguen las buenas conversaciones. Éstas se profundizan en el contexto adecuado, como en nuestro palacio, que inspira la creación de nuevas ideas para el futuro.

 

El palacio de Las Majadas tiene una historia única en Pirque. Construido en 1907, conservó su paisaje natural durante 113 años para ser remodelado hace 10 años infraestructura de clase mundial. 

 

El rescate centenario y la reconstrucción de nuestro palacio en 2010 fue trascendente para Las Majadas de Pirque porque permitió la creación del Centro de Conversaciones, que realzó la importancia del diálogo y las reuniones. Por eso, actualmente trabajamos en este lugar para que siga albergando a más personas y les ayude a crear puentes comerciales, basados en la confianza y reciprocidad.

 

El cambio impulsado por Wenceslao Casares, Pablo Bosch y Diego Valenzuela, marcó un nuevo capítulo en la larga historia de Las Majadas de Pirque, entregándole una identidad única, la cual hoy permite la realización de encuentros corporativos.

 

Hoy, el palacio es un referente para Latinoamérica, ya que es un lugar auténtico y único, que da paso a la reflexión y genera vínculos sociales para impulsar iniciativas en el futuro.

 

Además, sabemos que las conversaciones y los diálogos inspiradores son el motor de cambio para nuestra sociedad, por eso impulsamos la formación de un ecosistema eficiente y fuerte, que vele por el bienestar y la comodidad de sus integrantes y todos aquellos que nos visitan.

 

¿Por qué las conversaciones son importantes? 

 

Las conversaciones son la base de toda comunicación y nos permiten conectarnos. De ellas surgen iniciativas y soluciones, que individualmente es más complejo dilucidar, pero que en colectivo y acompañadas de un buen contexto, nos permiten entender las razones por las cuales son relevantes. A continuación algunos factores claves:

 

Crean ideas en base a colaboraciones: Cada una de las personas tiene un perspectiva de la realidad distinta a los demás, cada una tiene un mundo y, por eso, cuando las reunimos en nuestro Centro de Conversaciones potenciamos un sinnúmero de visiones. Las diferencias nutren de buenas iniciativas mediante la colaboración, crean nuevas oportunidades y soluciones para el futuro. Aquí radica nuestro principal motor.

 

Permiten inculcar la humildad y el respeto: Ser humildes requiere de voluntad para tener autocrítica, escuchar a otros y recibir sugerencias o correcciones de buena forma. Reconocer los errores, caídas y/o fracasos, permite a las personas mejorarse para tener nuevas oportunidades e ideas. Por eso, el respeto durante este crecimiento personal también es clave.

 

Fomentan la integración: Creemos que integrar a otras personas es fundamental para crear lazos de confianza y reciprocidad. Estos sentimientos humanizan las conversaciones en nuestro palacio, nos permiten conocer mejor a los demás, extender los diálogos y opinar sin límites, siempre en base al respeto.

 

Se enriquecen con los contextos: El entorno es un factor importante para que las conversaciones se vuelvan trascendentes. Un lugar cómodo y tranquilo permite la concentración y da paso a la reflexión, el pensamiento, debate y diálogos. Las buenas ideas surgen en lugares inspiradores.

Impulsar estas prácticas refuerza la importancia de los diálogos y nos permiten crear soluciones para el futuro. Te invitamos a implementarlas a diario y así encontrarte con otros para potenciar lo colectivo. Ven a nuestro Centro de Conversaciones con tu equipo de trabajo, establece diálogos en nuestro parque centenario, y restaurant, y descubre este lugar único e ideal para la inspiración.